Las Ducati 100 y Ducati 125 Gran Sport son una piedra miliar en la historia de Ducati, siendo las primeras en alcanzar resultados positivos tanto deportivos como comerciales.

Ducati Gran Sport 125

De hecho es justamente con las Gran Sport – llamadas desde siempre con el afectuoso nombre de Marianna – que Ducati aumentó sus triunfos en las carreras y desde ese momento en las competencias fue sinónimo de fiabilidad.

Las Gran Sport fueron diseñadas para participar en las largas competencias de “gran fondo”, el Giro de Italia y la Milán-Taranto, carreras extenuantes de miles de kilómetros, donde ninguna se paró por averías mecánicas y por lo tanto desde entonces Ducati significa robustez.

Las Mariannas eran tan competitivas que fueron suficientes pocas modificaciones para utilizarlas en los circuitos de todo el mundo, convirtiéndose en ese entonces en la columna vertebral de la categoría de las 125 en Italia y luego en el Campeonato del Mundo fueron adoptadas por todos los pilotos privados con aspiraciones de victoria.Ingeniero Fabio Taglioni

Otro resultado de las Gran Sport es el hecho que del diseño ejemplar del Ingeniero Fabio Taglioni, el símbolo viviente de la casa, derivaron las motocicletas del Gran Premio de Ducati de esa época, las desmodrómicas 125 que sólo la mala suerte impidió que ganarán el Campeonato del Mundo en el 1958.

La distribución desmodrómica adoptada por primera vez en las 125 sigue siendo hoy en día el caballo de batalla de Ducati, la característica mecánica que la destaca de todos los competidores mundiales y la convierte en líder por su elegancia técnica.

De las Mariannas derivaron después los primeros modelos de carretera de enorme éxito comercial de la Casa: la serie de las monocilíndricas con un solo árbol de levas de varias cilindradas, que por muchos años han sido muy deseadas por los motociclistas de todo el mundo.

Ducati Scrambler
Entre éstas recordamos de manera particular el modelo Scrambler, la primera motocicleta de carretera y todo terreno que abrió el camino a los incontables modelos de “Enduro”, así como los históricos primeros modelos desmodrómicos de carretera, que siguen siendo hoy en día, después de tantos años desde su primera aparición, muy deseados y apreciados por los conocedores.

En fin el último gran merecimiento que se debe atribuir a la Marianna es el de haber forjado campeones que triunfaron con estas motocicletas.

Estos son sólo algunos de ellos, puesto que la lista sería demasiado larga: primero Gianni Degli Antoni (quien perdió la vida sobre una Ducati), Bruno Spaggiari, Alberto Gandossi, Luigi Taveri, Francesco Villa, Romolo Ferri, Franco Farné, Giuliano Maoggi, Giuseppe Mandolini, todos llevaron las Ducati al escalón más alto del podio.Bruno Spaggiari Ducati 500 GP

Muchas gracias a Marianna, a su diseñador el ingeniero Taglioni, a los técnicos y a los mecánicos de la grande familia que la construyeron y la prepararon en las carreras, a todos los pilotos que la manejaron hacia sus victorias, de parte de todos los motociclistas deportivos, por las maravillosas emociones que nos han regalado.

Texto: Giovanni Perrone

Share Button
Previous post

Sala 2: Ducati Siluro 100 - EL TORPEDO -

Next post

Sala 1: El Cucciolo, el Primogénito